Un verano en rango lateral.

Los mercados europeos se han visto sacudidos en los últimos días por un fuerte movimiento al alza de la rentabilidad de los bonos tras unas declaraciones de Draghi que sugieren que el BCE iniciará el proceso de retirada de estímulos a fin de año y el proceso de subidas de tipos un año después. De alguna forma se proyecta que el BCE seguirá el camino de la Reserva Federal que, pese a que el crecimiento de la economía se mantiene en un moderado 2%, se ha mantenido firme en el proceso de normalización monetaria que inició a finales de 2014 con la progresiva retirada del QE primero y el proceso gradual de subidas de tipos después.

La reacción de los mercados de acciones ha sido sin duda sorprendente por su virulencia teniendo en cuenta que de momento nada ha cambiado por el lado de la inflación, y que la rentabilidad de los bonos se mantiene pese a todo en el rango de los últimos meses (ahora en la parte alta del mismo). El caso es que los valores más sensibles a los tipos de interés habían subido mucho y de forma muy vertical en los últimos meses y estaban vulnerables para una corrección. El brusco movimiento de los bonos ha sido el detonante de la corrección y su violencia se explica por la fuerte subida precedente.

Por otro lado de EEUU nos viene cierta presión sobre los valores de crecimiento, desde la tecnología hasta el consumo. Los valores digamos de “calidad” que vienen siendo el motor del ciclo alcista desde hace tiempo y que cotizan a múltiplos muy exigentes. En los últimos días se ha juntado una cierta toma de beneficios en estos sectores junto a la brusca corrección en Europa de los defensivos, lo que ha provocado finalmente una profundización en la corrección que llevaba en marcha unas semanas. La conclusión que sacamos es que hay que asumir que ya es poco probable que se vaya a producir un tramo alcista a nuevos máximos en los índices europeos a corto plazo. Más probable es que se haya iniciado ya la fase correctiva que esperamos para el verano y que esperamos se desarrolle por medio un movimiento lateral (Ibex 10.200-11.200, Eurostoxx 50 3.400-3.650). Teniendo en cuenta que estamos cerca de la zona de soporte, más que una corrección profunda lo que nos espera es una pausa durante algunos meses en el proceso alcista pero sin poner en riesgo la tendencia de largo plazo.

Los índices norteamericanos todavía no han roto sus soportes de corto plazo por lo que aquí es posible que se produzca todavía algún avance marginal. En todo caso también esperamos la formación de un techo en estos niveles y un proceso de corrección/consolidación durante el verano con retroceso moderado (5-10%) antes de reanudar el proceso alcista.

El repunte de la rentabilidad de los bonos explica la fuerte rotación que se ha producido desde valores defensivos a cíclicos, particularmente financieros.

Pese a que la inflación subyacente se mantiene muy estable, los mercados parecen anticipar una nueva fase de repunte sostenido de las rentabilidades de los bonos en Europa.

Una fase de repunte sostenida de las rentabilidades de los bonos es en principio consistente con un escenario positivo para la economía y la Bolsa a largo plazo. A corto plazo favorecería un proceso de consolidación y rotación sectorial como el que tuvo lugar en octubre-diciembre pasados.

Sectores Euro Stoxx : rotación desde defensivos hacia financieros.

Hay sectores en los que tiene sentido reducir un poco la exposición por el riesgo que implican sus fuertes subidas acumuladas …