Expectativas positivas en general, con el riesgo en el corto plazo del eur/usd y una posible toma de beneficios en EEUU.

Las condiciones generales del mercado desde un punto de vista técnico se mantienen más o menos igual que en nuestro anterior informe. Tenemos por un lado a la Bolsa americana en una dinámica de fuertes subidas en un entorno de niveles extremos de optimismo y sobrecompra. Lo normal es que en cualquier momento se produzca algún tipo de corrección/consolidación de corto plazo que elimine esos extremos. Esto no tiene que suponer una amenaza para la tendencia alcista, pero un período de consolidación o bien una caída breve pero intensa serían razonables en cualquier momento.

Las Bolsa europeas, por el contrario, mantienen una evolución más tranquila pero también con una estructura alcista. En los últimos días se han atascado en la zona de resistencia de los máximos de 2017, pero nuestra percepción es que los acabarán superando y en próximas semanas veremos un tramo alcista sostenido también en Europa. El problema es compaginar los dos escenarios. En caso de corrección en EEUU es evidente que las bolsas europeas se verían afectadas lo que retrasaría el desarrollo alcista que esperamos.

El movimiento sectorial sigue favoreciendo a corto plazo a los sectores cíclicos, empezando con los bancos. El resto de sectores cíclicos se han frenado por la subida del euro pero esperamos que cuando el euro se estabilice reanuden su tenencia alcista.

En definitiva, mantenemos un escenario positivo para las bolsas en general y las europeas en particular, aun cuando sea inevitable que en cualquier momento tengamos un susto en forma de corrección en EEUU que se propagaría el resto de bolsas mundiales.