Los índices europeos apuntan a los máximos de enero, un nivel de resistencia muy importante para el largo plazo.

El rebote iniciado a finales de marzo en los índices europeos sigue su curso y, después de superar niveles de resistencia intermedios, han abierto el camino hacia los máximos de enero previos a la corrección que en general es ahora el objetivo para próximas semanas (Euro Stoxx 50 2.700, Ibex 10.600 …) La subida acumulada desde los mínimos de marzo es ya apreciable por lo que no se puede descartar algún tipo de corrección de corto plazo próximamente pero de momento creemos que no estamos todavía ante un posible techo importante y que en próximas semanas veremos todavía niveles superiores en los índices.

En EEUU la situación es similar y tras algunas dudas en semanas recientes por el fuerte movimiento alcista del dólar también es probable que veamos un movimiento hacia los máximos de enero en próximas semanas. Los grandes valores tecnológicos, que habían respondido con ciertas dudas a la publicación de resultados, han recuperado su fortaleza y vuelven a liderar la subida del mercado.

El comportamiento sectorial del mercado muestra también señales positivas últimamente. Después de un período de mejor comportamiento relativo de los sectores defensivos estamos viendo de nuevo una recuperación general en la mayoría de sectores y en particular de los sectores cíclicos y de crecimiento más ligados al ciclo económico. Parece que los inversores van recuperando la confianza en la continuidad de la fase expansiva de la economía pese al escenario de subidas de tipos en EEUU que en principio fue el detonante de la fase correctiva actual.

En Europa también se aprecia últimamente un buen comportamiento de los sectores cíclicos con la excepción del sector bancario. La debilidad de la inflación mantiene la rentabilidad de los bonos en niveles muy bajos y está impidiendo una recuperación más intensa del sector. Cara a las próximas semanas y a la posible ruptura o no de los máximos en los índices europeos sería necesaria una participación de todos los sectores importantes en la subida, entre ellos el sector bancario.

Si los índices europeos completan el rebote hasta la zona de máximos de enero se van a encontrar con una zona de resistencia muy importante cuya superación implicaría la ruptura definitiva de la estructura lateral en que se encuentra Europa desde el año 2.000. Esa eventual ruptura tendría importantes implicaciones alcistas a largo plazo y para ser fiable tendría que producirse de forma generalizada en todos los índices importantes y con la participación de todos los sectores del mercado.

El sentimiento de mercado sigue favoreciendo la continuidad del rebote a corto plazo.