Ruptura generalizada de soportes deja índices muy vulnerables a corto plazo.

Después de varios meses de indefinición en que los índices europeos han desarrollado un movimiento correctivo pero con unos niveles de sporte bien definidos, finalmente se ha producido una ruptura generalizada de los mismos que deja poco margen al optimismo a corto plazo. Como es habitual, el detonante ha sido la caída de la bolsa americana que ha iniciado una corrección desde sus niveles de máximos históricos. La caída violenta de ayer tras romper sus primeros soportes de corto plazo parece señalar que se ha iniciado una corrección en Wall Street de cierta envergadura.

Dada la estructura de los índices norteamericanos creemos que una corrección que les lleve de vuelta a los mínimos de marzo entra dentro de lo razonable. Esto supondría una caída adicional del orden del 8-10% en EEUU y podría verse como una corrección normal dentro de un mercado alcista de largo plazo.

Inicialmente las caídas se han centrado especialmente en los valores y sectores más alcistas de los últimos meses. Sectores de crecimiento en particular (Tecnología, Consumo, Industriales …) que han tenido un comportamiento excepcional en los últimos años y que incluso han mantenido el tono alcista en estos últimos meses en que otros sectores han dado ya muestras de debilidad. Una rotación de unos sectores a otros es en principio una característica de las fases correctivas y de alguna forma nos permite confiar en una corrección más limitada y no en un mercado bajista de grandes dimensiones donde las caídas son muy generalizadas. En el caso de Europa en particular, sectores muy castigados como bancos y telecos parecen de momento aguantar y eso ha limitado algo las caídas de los índices. Por el contario, otros sectores han sufrido en estos días claras rupturas de soportes que apuntarían a un proceso correctivo más prolongado en próximas semanas.

La ruptura de soportes en los índices europeos nos deja desde luego un panorama bajista en el corto plazo. Manejamos dos posibles escenarios de caída: el primero sería alcanzar niveles de retroceso del 61,8% del ciclo alcista de 2016-17 (Eurostoxx 50 3.070, Daxk 5.150, Ibex 9.950), que implicarían retrocesos adicionales moderados del orden del 3%. Si el sector bancario sigue mostrando resistencia a caer este escenario podría ser posible aún en un entorno de corrección más intensa en Wall Street. La alternativa sería una caída hasta los mínimos de 2016, lo que implicaría caídas adicionales del orden del 10-15% en los índices europeos. Una caída de esta magnitud obviamente arrastraría a todos los sectores de forma indiscriminada.

De momento no hay una narrativa clara para la corrección. En la última corrección importante en 2015 el argumento fue la crisis de china-emergentes-petróleo y la posibilidad de que afectara al crecimiento de la economía global. Ahora no parece haber una amenaza tan clara al escenario de crecimiento, pero es posible que en próximos días o semanas tengamos esa narrativa (guerra comercial, China, tipos de interés…) En todo caso, correcciones del 10-20% son relativamente normales durante un mercado alcista y en principio se recuperan con relativa rapidez. Veremos si es el caso en esta ocasión.

Varios sectores del Eurostoxx, particularmente los más alcistas en los últimos meses, presentan claras rupturas bajistas a corto plazo que sugieren una corrección más profunda en próximas semanas.