Los índices inician un intento de estabilización, aunque el riesgo bajista persiste.

Tras un primer rebote desde finales de octubre los índices han vuelto a caer a la zona de mínimos donde están intentando estabilizarse de nuevo. Este movimiento en principio es consistente con lo que podría ser un proceso de estabilización que deje paso en próximas semanas a un proceso de formación de un suelo. Los riesgos bajistas, sin embargo, no han desaparecido todavía y se mantiene abierta la posibilidad de que la fase correctiva se prolongue todavía hacia niveles inferiores.

La situación de los índices norteamericanos parece más clara en el sentido de que tenemos unos niveles de soporte muy definidos dentro de una tendencia alcista clara desde hace años. En este sentido el análisis es más sencillo: mientras esos soportes no sean rotos (S&P 500 2.550, Dow Jones 23.500, Nasdaq Composite 6.600) asumimos que estamos en una fase de corrección lateral desde principios de año que dejará paso más adelante a un nuevo proceso alcista dentro de su tendencia de largo plazo. Podemos decir que de momento se trata de una corrección técnica normal que no parece anticipar un deterioro de la economía.

El comportamiento de los índices europeos en el corto plazo ha sido similar, con un primer rebote que ha sido retrocedido totalmente. La diferencia es que la fase correctiva no está siendo lateral como en EEUU, con un nivel de soporte muy definido, sino que tiene un sesgo bajista lo que hace más difícil tener un objetivo claro sobre su finalización. Estamos manejando dos posibles escenarios: un suelo en los niveles actuales (61,8% de retroceso del ciclo alcista de 2016-18) o bien una caída más profunda hasta los mínimos de 2016 lo que implicaría una caída adicional de un 10% aprox. En el primer caso el proceso de suelo será seguramente prolongado por lo que esperaríamos un proceso de estabilización en próximas semanas como paso previo a una recuperación sostenida.

Un análisis sectorial de la Bolsa europea nos permite distinguir tres grandes grupos de sectores en diferente situación técnica:

  • Los sectores cíclicos en general están en clara tendencia bajista desde hace meses y de momento no se aprecian indicios de un suelo. El factor más positivo es que se están acercando a niveles de soporte muy importantes (en general los mínimos de 2016) en los que es razonable esperar un proceso de formación de un suelo. Podrían faltarles un 5-10% de caída si apuran hasta los soportes.
  • Los sectores de crecimiento que han liderado las subidas han entrado en una fase correctiva bstante intensa recientemente aunque dentro de estructuras alcistas de largo plazo. La dificultad aquí es que nos tenemos referencias claras de soporte para anticipar un suelo. En general creemos que todavía podrian caer algo más.
  • Los sectores defensivos en general parecen haber hecho suelo y podría ser el contrapeso que permite que los índices se mantengan en sus niveles actuales mientras los sectores anteriores completan sus fases correctivas.

Los sectores cíclicos en tendencia bajista todavía no dan indicios de un suelo pero se están acercando a zonas de soporte importantes en las que cabe esperar un proceso de formación de un suelo en próximas semanas/meses.

Los sectores relacionados con Materias Primas y Energía han estado entre los más fuertes en 2016-18 pero han entrado en fase correctiva recientemente. No hay niveles claros para esperar el fin de la corrección por lo que hay que esperar a ver indicios de un suelo próximamente.

Algunos sectores cíclicos (con menor peso en los índices que los anteriores) ya podrían haber hecho suelo, bien tras una corrección muy intensa (Viajes & Ocio), bien porque se mantienen en correcciones más bien laterales (Seguros, Media).

Los sectores de crecimiento de perfil defensivo (Alimentación, Salud, Retail) han caído o están cerca de niveles de soporte importantes en los que cabría esperar la formación de un suelo en próximas semanas.

Los sectores de Crecimiento puro (Tecnología, Industriales, Consumo) que han liderado el mercado en los últimos años han entrado finalmente en fase correctiva. La dificultad aquí es que no hay niveles claros de soporte que sirvan de referencia de objetivo de la corrección. En general creemos que todavía no hemos visto el suelo en estos sectores y habrá que esperar en próximas semanas hasta que veamos indicios de un posible suelo.

Los sectores más defensivos en teoría están ejerciendo de tal en las últimas semanas. Aunque en el largo plazo presentan tendencias bajista (Telecom) o lateral (Utilities) en el corto plazo ambos sectores están estables con cierto sesgo alcista para próximas semanas.