Comentario de mercado

El mercado prolonga su fase de turbulencias. El principio de acuerdo en la Cumbre entre Trump y Xi Jinping dio un respiro al mercado pero de escasa duración. Al final el acuerdo ha consistido simplemente en darse un plazo hasta marzo para intentar llegar a un acuerdo que evite que EEUU imponga unos aranceles generalizados del 20% a las importaciones de China. El otro factor de incertidumbre política como es el Brexit sigue igualmente sin encontrar una solución definitiva. La votación clave del Parlamento sobre el acuerdo alcanzado entre Theresa May y la UE ha sido aplazada ante la evidencia de que no tenía los apoyos suficientes para ser aprobado. Se mantiene por tanto la incertidumbre máxima y el riesgo de un Brexit desordenado que tendría graves consecuencias en los mercados.

Los bancos centrales señalan una política monetaria menos agresiva en 2019. El debilitamiento de la economía en algunas zonas como China y Europa ha propiciado un cierto cambio en el lenguaje de los bancos centrales recientemente. Por un lado la Fed parece estar cerca de entrar en una fase de pausa en su proceso de subidas de tipos, a la que le podría quedar solamente una o dos subidas. Por su parte el BCE ha confirmado el fin del programa de compra de Bonos pero al reconocer que los riesgos bajistas de la economía han aumentado, parece descartar subidas de tipos al menos hasta 2020. Los mercados no han reaccionado de forma muy favorable a estos anuncios porque de momento sigue pesando más el temor a una desaceleración que un entorno monetario más benigno. En general seguimos viendo el debilitamiento de los indicadores económicos en Europa como una desaceleración normal dentro de una fase expansiva y no como el anticipo de una recesión.

Paciencia en espera de tiempos mejores. El año 2018 se ha caracterizado por la gran divergencia entre el entorno de crecimiento de la economía global y los beneficios empresariales y el mal comportamiento de los índices bursátiles. Los inversores parecen temer que las tensiones políticas acaben teniendo consecuencias negativas para el ciclo económico y se mantienen a la espera de precios más bajos o de que remitan esas incertidumbres. Poco se puede hacer ante esto salvo sumarse a la corriente defensiva o esperar a que en los próximos meses vuelva la confianza al mercado. Las bajas valoraciones deberían favorecer una próxima recuperación aún en el supuesto de que se confirmara una desaceleración global más intensa de lo esperado.

La desaceleración de la economía europea. A principios de 2017 las previsiones medias de los economistas recopiladas por Bloomberg estimaban un crecimiento del PIB de la Eurozona del 1,60% en 2018 y del 1,40% en 2019. A mediados de 2017 entramos en un período de aceleración del crecimiento y las previsiones se fueron revisando al alza de forma consistente. En abril de 2018 los crecimientos esperados eran del 2,40% en 2018 y del 2,00% en 2019. A partir de ahí se produce un punto de inflexión y las previsiones empiezan a revisarse a la baja. Actualmente las previsiones apuntan a un crecimiento del 1,90% en 2018 y del 1,60% en 2019, más o menos las que había al iniciarse el año. Visto en perspectiva puede decirse que hemos pasado una breve fase en la que la economía europea ha mantenido unas tasas de crecimiento bastante elevadas -claramente por encima de su potencial a largo plazo- a una vuelta a la normalidad del ritmo de crecimiento sostenible que cabe esperar en la eurozona. El temor en los mercados ahora es que esta desaceleración no se pare aquí y la economía entre en un parón más intenso. No lo vemos probable pero es posible que las dudas en los mercados no desaparezcan hasta que las previsiones de crecimiento se estabilicen y permitan confiar en un escenario de crecimiento para los próximos años.

Tasas oficiales de los bancos centrales vs rentabilidades de Mercado. Los bancos centrales en el ejercicio de la política monetaria controlan las tasas oficiales que tienen que ver con los tipos de interés a las que prestan dinero a los bancos y retribuyen los depósitos de éstos en el banco central. En el caso del BCE las principales son la tasa de la facilidad de depósito (depósitos a 1 día) la tasa de las operaciones principales a 1 semana (préstamos normales a 1 semana) y la tasa de la facilidad marginal de crédito (créditos adicionales a las operaciones principales que se dan a los bancos a 1 día a un interés superior). En resumen, el tipo de interés principal del BCE es el de las operaciones principales por medio de las cuales inyecta o detrae liquidez del mercado cada semana y en condiciones normales marcaría el suelo de los tipos de interés a corto plazo. La tasa de depósito sería la remuneración de los depósitos y es siempre algo inferior al Repo, mientras que la tasa de la facilidad de crédito se sitúa por encima del REPO ya que son créditos extraordinarios que los bancos necesitan más allá de la financiación normal que quiere dar el BCE. En el gráfico siguiente se observa la evolución de las tres tasas oficiales del BCE desde 2012 que actualmente están en el -,040% (Depo), 0,00% (Repo) y +0,25% (crédito marginal). Superpuestos a ellas aparece la evolución de la rentabilidad de los bonos alemanes a 2 y 10 años, actualmente al -0,60% y +0,25% aproximadamente. La rentabilidad de los bonos no la decide el banco central sino que es consecuencia de la acción de la oferta y la demanda. A su vez éstas se ven afectadas por factores diversos como la inflación, liquidez, propensión al riesgo de los inversores y las propias tasas oficiales del BCE, en todos los casos tanto su situación actual como las expectativas futuras. En condiciones normales la tasa del Repo del BCE, actualmente en el 0,00%, marcaría el suelo de las rentabilidades de mercado que serían más elevadas cuanto mayor sea el plazo de vencimiento del activo.

El BCE mantiene el objetivo de normalización monetaria, pero el mercado se mantiene escéptico. Como puede verse en el gráfico la situación en la Eurozona sigue lejos de la normalidad pues la rentabilidad de los bonos a 2 años (-0,60%) está muy por debajo del Repo e incluso de la tasa de los depósitos del BCE. Desde los mínimos de 2017 la rentabilidad ha subido un poco pero tan ligeramente que es casi imperceptible. Puede achacarse esta situación en parte al exceso de liquidez propiciado por el QE, pero sin duda sigue reflejando un marcado pesimismo sobre el crecimiento económico y la inflación en Europa en los próximos años. Puede decirse que la Eurozona corre el riesgo de caer en una cierta “japonización” de la economía que se traduzca en un escenario de crecimiento débil e inflación baja en los próximos años. El BCE en su reunión de esta semana ha reconocido que los riesgos para la economía han girado algo a la baja aunque mantiene en lo esencial el escenario de crecimiento para los próximos años y el objetivo de inflación cercano al 2%. La lectura del mercado, sin embrago, parece haber sido de que el inicio de las subidas de tipos previsto para el 4º trimestre de 2019 se retrasa y que el ritmo será todavía más lento de lo que se pensaba. El comportamiento de la Bolsa europea parece consistente con este pesimismo sobre el crecimiento futuro y la dificultad de llevar a cabo la normalización monetaria que persigue el BCE. Una visión algo más optimista es que la situación actual de los mercados europeos es consecuencia en buena parte de las incertidumbres políticas (Brexit, guerra comercial…) y que cuando estas desaparezcan todo cambiará. Desde luego en este momento la situación de las Bolsas europeas es muy incierta con muchos factores para el pesimismo pero en los próximos dos o tres meses vamos a comprobar si el pesimismo se disipa o bien se confirman los temores. Una estabilización de los indicadores europeos, una solución para el Brexit y una suavización de las tensiones entre EEUU y China podrían obrar el milagro. Se trata simplemente de que los inversores confíen en que Europa va a mantener un escenario de crecimiento razonable y que el BCE va efectivamente a normalizar la política monetaria de la forma que lo ha hecho EEUU en estos últimos años.

La Fed da algunas señales de pausa en el proceso de subidas de tipos. Los tipos de mercado tienden a anticipar los movimientos de los bancos centrales. En 2007 la rentabilidad de los bonos a 2 años en EEUU se situó claramente por debajo de la tasa oficial de la Fed (curva invertida) anticipando que se acercaba un ciclo de rebajas de tipos. En los años de tipos cero la rentabilidad a 2 años se mantuvo pegada a los Fed Fund, hasta que unos meses antes del anuncio del fin del QE empezó a subir poco a poco. A partir de ahí, los bonos a 2 años han ido subiendo su rentabilidad manteniéndose siempre por encima de los Fed Funds, anticipando así la senda alcista de éstos. De momento siguen anticipando más subidas aunque en las últimas semanas parece haberse producido un punto de inflexión. Las declaraciones de Powell en el sentido de que los Fed Funds estarían ya cerca de su nivel neutral han transmitido la idea de que la Fed puede entrar en modo de pausa tras una o dos subidas más. Si en la reunión de la Fed de la semana que viene se confirmase esa impresión es probable que las rentabilidades de los plazos más cortos tiendan ya a estabilizarse en espera del final del proceso de subidas de tipos.

¿Desaceleración en EEUU? La economía norteamericana ha mantenido todo el año un elevado ritmo de crecimiento gracias entre otras cuestiones al impulso de la reforma fiscal. A medida que este efecto va reduciéndose, y teniendo en cuenta la pérdida de impulso en otras zonas como China y Europa, no sería extraño que en próximos meses la economía norteamericana moderar su ritmo de crecimiento sin que ello suponga el riesgo elevado de una recesión. La decisión de la Fed de “esperar y ver” tendría sentido en estas circunstancias hasta poder evaluar la intensidad de esa desaceleración.

Los indicadores norteamericanos se mantienen en niveles muy elevados y dentro de su fluctuación normal sería razonable esperar cierta desaceleración sin que ello suponga riesgo de recesión.

Los techos cíclicos de indicadores como el ISM coinciden con fases de corrección en los mercados como la que está atravesando la bolsa americana desde principios de año. La mayoría de las veces son correcciones dentro de un mercado alcista.

Desde el final de la 2ª Guerra Mundial podemos distinguir tres grandes ciclos bursátiles completos con su mercado alcista y su corrección posterior: 1949-1982 (línea roja), 1982-2009 (línea verde) y el actual desde 2009 (línea negra). Si la duración de la fase alcista actual fuese similar a los dos anteriores tendríamos todavía 8-9 años por de mercado alcista por delante.

Ciclos bajistas y correcciones. Cada vez que el mercado atraviesa una fase de corrección importante se hace referencia a la posibilidad de que estemos ante el “final del ciclo alcista”. El problema es que no está muy claro a qué se refieren cuando hablan del final de un ciclo alcista ya que hay ciclos de diferentes duraciones que se superponen. Desde el final de la 2ª guerra mundial ha habido dos grandes mercados alcistas, uno desde 1949 hasta 1968 y otro desde 1982 hasta 2000. A ambos períodos siguieron grandes mercados bajistas de 14 y 9 años de duración respectivamente. El gran temor de los inversores cuando se habla del fin de un ciclo alcista es que podamos encontrarnos ante un período así. En la situación actual nos parece altamente improbable que haya riesgo de un gran mercado bajista, ni siquiera en el caso de que la economía norteamericana pueda pasar una recesión en algún momento en los próximos 1-3 años. Durante los mercados alcistas mencionados hubo varias recesiones que provocaron correcciones en la bolsa pero del orden del 10-20% y una duración de 1 año en promedio. Es decir, una cosa es una recesión normal, y otra una Gran Depresión o un gran mercado bajista. El ciclo alcista que se inició en 2009 ha tenido tres correcciones de alguna importancia, con retrocesos del orden del 10% como la actual. No sería raro que en algún momento podamos atravesar en una corrección más importante, pero eso no significaría el fin del mundo.

Análisis Técnico