El proceso de formación de un suelo ha comenzado: hacia una recuperación sostenida en próximos meses.

El desplome de los índices en diciembre, particularmente en EEUU, ha dejado paso a un fuerte rebote en los primeros días del año: ¿Ha finalizado la corrección?

En nuestra opinión hay una probabilidad elevada de que al menos estemos en el inicio de un proceso de formación de un suelo importante. Esto puede implicar todavía un período de estabilización que incluya una vuelta a los mínimos recientes o incluso niveles algo inferiores, pero creemos que es razonable asumir que la fase más intensa de la corrección ha quedado atrás.

Desde el punto de vista técnico la principal dificultad para asumir un suelo es que los índices norteamericanos no tienen niveles de soporte cercanos que nos den confianza sobre la solidez de los mínimos recientes que han rebotado. Creemos, sin embargo, que la magnitud de la caída es suficiente para considerar que se ha cumplido un objetivo razonable de corrección al proceso alcista desde 2016 del que se ha retrocedido algo más de un 50%.

Un escenario alternativo más pesimista sería asumir que hemos llegado al fin del ciclo iniciado en 2009. Esto supondría que estamos antes una corrección de grado superior equivalente a las de 2000-2002 o 2008-09 que debería ir unida a una grave crisis económica. Obviamente no podemos descartar por completo un escenario así pero lo consideramos muy improbable a la vista de la situación general de la economía. En definitiva, esperamos que los índices norteamericanos tiendan a estabilizarse en sus niveles actuales para reanudar el proceso alcista más adelante. Este escenario debería traducirse en nuevos máximos históricos para los índices USA a 1-2 años vista.

Los índices europeos han aguantado algo mejor que los americanos durante las caídas del mes de diciembre que de por sí es un indicio positivo para el conjunto del mercado. Si realmente los inversores estuvieran anticipando una grave crisis económica el comportamiento de los índices europeos, emergentes, etc. Habría sido mucho peor que el de EEUU cosa que no ha sucedido.

El escenario para los índices europeos sería por tanto similar al de los norteamericanos aunque con matices particulares. La estructura de largo plazo de los índices europeos es muy lateral desde el año 2.000 y desde 2015 están atrapados en unos rangos laterales muy definidos (Ibex 7.900-12.000, Eurostoxx 50 2.700-3.800, etc.) La corrección de los últimos meses les ha llevado a las cercanías de la parte baja de esos rangos y lo que esperaríamos es que en 1-2 años se muevan de nuevo a las zonas de resistencia.

Al igual que en el caso de EEUU, es posible que el proceso de formación de un suelo se prolongue un tiempo y podamos ver todavía niveles algo inferiores a los mínimos recientes pero en general creemos que lo peor de la corrección ha quedado atrás y que en próximos meses vamos a entrar en una recuperación sostenida. El límite a este escenario son los soportes citados cuya eventual pérdida nos obligaría a reconsiderarlo.