¿Sell in May?

El comportamiento del mercado ha mantenido la misma tónica de los últimos meses desde nuestro anterior informe, con la tendencia alcista muy firme en todos los índices. En EEUU el Nasdaq ya ha conseguido superar los máximos históricos y el resto de índices están a punto de hacerlo. Hace apenas cuatro meses las bolsas se derrumbaban más de un 20% en medio de grandes temores a una recesión, pero no era sino una falsa alarma, una de las que de vez en cuando salpican los mercados alcistas haciendo difícil mantenerse en ellos. Digamos que caídas del orden del 10-20% es la volatilidad que hay que aguantar durante un mercado alcista si uno quiere obtener las revalorizaciones a largo plazo que ofrece el mercado bursátil. Claro que alguna de estas correcciones eventualmente se transforma en un fin d ciclo de verdad, y entonces el precio a pagar es mucho mayor.

En general esperamos que la tendencia alcista se vaya a prolongar todavía algunos años más, pero la vuelta a los máximos previos siempre es un momento delicado que puede favorecer algún tipo de corrección. En el caso de los índices norteamericanos no vemos probable una corrección profunda, pero tampoco es razonable que la subida mantenga la pendiente de estos meses. Posiblemente en los próximos meses la dinámica del mercado cambie hacia un movimiento con correcciones pequeñas, pero más frecuentes, que suavicen el ritmo de avance del mercado en comparación con el de estos meses atrás.

Los índices europeos están subiendo con un ritmo similar al de EEUU, aunque como la corrección el año pasado había sido más profunda, todavía les queda cierto margen antes de llegar a sus zonas de máximos del año pasado. Estos niveles además coinciden con resistencias muy importantes en la estructura de largo plazo, por lo que sería razonable que impusieran una pausa al menos a las subidas. Nos acercamos al período estacional más negativo del año, junio-septiembre, por lo que no sería raro, casi sería deseable un proceso de consolidación para reanudar las subidas con nuevas fuerzas más adelante.

El análisis de los diferentes sectores de la Bolsa europea muestra una clara distinción entre sectores de crecimiento y defensivos, por un lado, y los cíclicos por otro. Los primeros en general están muy alcistas y han vuelto, y en algunos casos superado, a los máximos de 2017-18. Su situación es por tanto similar a la de los índices americanos con una tendencia alcista muy firme que debería continuar en próximos meses más allá de posibles correcciones de corto plazo. Los cíclicos, por el contrario, se están mostrando más remisos a recuperar. Pese a ello, creo que su movimiento puede interpretarse como un proceso de formación de un suelo y que en próximas semanas/meses deberían acompañar el resto del mercado en un movimiento alcista más equilibrado.

El Ibex se está viendo un poco perjudicado por el comportamiento sectorial por el fuerte peso de los bancos que todavía no han empezado a subir con claridad. También las eléctricas que habían subido mucho se han parado últimamente y eso hace que el Ibex se haya descolgado un poquito del resto en los últimos días. En todo caso su tendencia es la misma que el resto y lo seguirá siendo en el futuro.

Los sectores fuertes ya han vuelto a los máximos previos a la corrección de 2018. Son en general sectores de crecimiento o defensivos y apuntan a la continuidad alcista a medio plazo, aunque con riesgo de corrección de corto plazo en estas zonas de máximos.

Los sectores más débiles son los cíclicos en general. Sin embargo, su movimiento en los últimos meses apunta a un proceso de formación de un suelo que en algunos casos ya se está resolviendo de forma claramente alcista. La recuperación de estos sectores reforzaría la tendencia alcista del mercado en próximos meses.

Dos sectores defensivos (Telecos) y crecimiento/defensivo (Salud), pero con un tono más débil que el resto.