El mercado sorprende al alza en las últimas semanas pese al entorno de fuerte pesimismo sobre la economía.

En los últimos meses el deterioro de los indicadores económicos ha creado un entorno de pesimismobastante acusado, que incluso había alcanzado últimamente a EEUU. Durante el verano se produjo uncierto clímax de pesimismo, coincidiendo con el desplome de las rentabilidades de los bonos que produjouna inversión de la curva de tipos en EEUU. Durante unas semanas las bolsas se vieron arrastradas a labaja mientras se daba por hecho que se avecinaba una nueva recesión global. En este entorno, esrealmente significativo que las bolsas fueran capaces de hacer un suelo a mediados de agosto e iniciar unasubida que con el tiempo no ha hecho sino ganar fuerza.

Las dudas sobre la economía se mantienen, y como prueba el escenario que el BCE dibujó ayer para laeconomía europea en los próximos dos años no es precisamente excitante, simplemente más de losmismo: crecimiento débil, inflación baja y tipos cero al menos hasta 2021. Sucede que el mercado llevamucho tiempo descontando un escenario así para los próximos años y se ha llegado a unos extremos talesde valoración en determinados activos que una recuperación parcial al menos parece inevitable.

Es precisamente lo que estamos viendo desde mediados de agosto y de forma más intensa en los últimosdías: una fuerte rotación hacia los valores/sectores/activos más penalizados por el temor a una recesión oa un escenario deflacionista. En la bolsa europea estaríamos hablando de los sectores más cíclicos(Bancos, Autos, Materias Primas, Ocio&Viajes, Químicas, Energía …) que han iniciado un rebotesignificativo. Lo más relevante es que, en general, este rebote se ha producido desde niveles de soportemuy importantes en su estructura de largo plazo. El que esos soportes no se hayan roto significa que, almenos de momento, no se ha confirmado una estructura bajista de largo plazo en esos sectores.Prevalecen de momento estructuras laterales en rangos muy amplios que dejan bastante recorrido parauna fase de rebote en próximos meses.

La bolsa americana puede decirse que desde principios de 2018 ha venido desarrollando una amplia fasede corrección/consolidación que en principio habría hecho suelo en el mes de diciembre pasado. Ahoralos índices están de nuevo asomándose a los máximos históricos y esperamos que en general el tonoalcista se mantenga en próximos meses independientemente de que la pendiente de subida pueda ser mássuave que en el pasado.

La rotación hacia valores cíclicos puede tener continuidad en próximas semanas/ meses: el giro al alza se ha producido desde niveles de soporte muy importantes que permite pensar en una recuperación sostenida.

Los sectores de Crecimiento y Defensivos en general mantienen estructuras alcistas aunque se encuentran ante zonas de resistencia importantes (igual que los índices). Su superación nos dejaría un mercado alcista apoyado por todos los sectores del mercado, algo que hace tiempo no sucede.