Los índices europeos siguen fuertes, pero se enfrentan a niveles de resistencia muy importantes para la tendencia en próximos meses.

La situación se ha estabilizado desde nuestro anterior informe con los índices europeos moviéndose en los últimos días en rangos estrechos cerca de niveles de resistencia importantes tanto en el corto como en el largo plazo.

Los índices norteamericanos se mantienen en la cercanía de sus máximos históricos sin retrocesos significativos, pero dando sensación de falta de fuerza para seguir avanzando. El sector tecnológico en particular no está ejerciendo esta vez el liderazgo de otros intentos alcistas lo que mantiene al mercado norteamericano en un tono bastante gris.

La situación general que estamos asumiendo es que a finales de diciembre se produjo un suelo importanteen todos los índices que puso fin a una fase correctiva de cierta importancia que se inició a principios de2018 y que tuvo como fase culminante la intensa caída que registraron los índices norteamericanos en el4º trimestre de 2018. Esa fase correctiva se corresponde con el período de desaceleración de la economíade los últimos meses que todavía se mantiene. La recuperación de la Bolsa desde diciembre, sin embargo,sería una señal de que el mercado no anticipa una recesión ahora y que la fase expansiva se prolongará enpróximos trimestres.

En principio, por tanto, estaríamos en el inicio de un nuevo tramo alcista que se prolongaría durante 1-2 años antes de llegar a un posible fin de ciclo. Este movimiento debería llevar a los índices significativamente por encima de sus niveles actuales en próximos meses.

En el caso de los índices europeos este escenario alcista se vería confirmado con la superación de los importantes niveles de resistencia ante los que se encuentran. Mientras no los superen cabe mantener escenarios alternativos más pesimistas que implicarían seguir en los rangos laterales en que se encentran desde el año 2015.

Respecto al comportamiento sectorial en los últimos días se ha producido una corrección de los sectores cíclicos que más habían subido desde agosto. Esta corrección, sin embargo, no ha roto las incipientes estructuras alcistas de corto plazo de estos sectores por lo que en general creemos que el movimiento tiene todavía recorrido en próximas semanas.

La línea avance/descenso ha seguido acompañando a los índices a nuevos máximos lo que apuntaría a que la tendencia alcista sigue vigente. Normalmente en la formación de un techo importante la línea A/D suele marcar divergencias bajistas.

Escenario a medio-largo plazo: de momento no vemos indicios de agotamiento. Creemos que al actual ciclo alcista va a prolongarse en los próximos 1-2 años.