Situación estacionaria. Los índices al acecho de los máximos anuales, pero de momento no hay rupturas decisivas.

La situación del mercado se mantiene en líneas generales estable en las últimas semanas. Tras el bruscoretroceso de la semana pasada los índices se han recuperado y vuelven a cercarse a los niveles deresistencia clave que les frenan en los últimos meses. Estos niveles, además, son también resistenciasclave en la estructura de largo plazo de los índices europeos lo que explicaría la dificultad que estánteniendo en superarlos.

En el corto plazo el comportamiento del mercado parece guiado por las expectativas de algún tipo deacuerdo en las conversaciones comerciales entre EEUU y China así como en la cuestión del Brexit. En losúltimos días parece que la posibilidad de un acuerdo ha aumentado en ambos casos, o al menos las bolsaslo están interpretando de esta manera. Esto nos sitúa de nuevo ante una dicotomía importante cara apróximas semanas: o bien se confirma una ruptura alcista que en teoría abriría un escenario positivo caraa próximos meses, o bien un nuevo fracaso en el intento implicaría un movimiento de retroceso hacianiveles de soporte que implicaría prolongar el movimiento lateral algunos meses más.

En el comportamiento sectorial lo más relevante sigue siendo el incipiente movimiento de recuperaciónde los sectores cíclicos, inmersos en un profundo proceso bajista desde hace más de un año. Esteincipiente rebote en un momento en que los indicadores económicos europeos todavía reflejan queestamos atravesando una recesión en amplios sectores de la industria, serían una señal de que el mercadoempieza a anticipar una próxima mejoría de la economía. Las señales no pueden darse todavía pordefinitivas. Estamos en un momento de incertidumbre todavía, pero el buen tono del mercado en generalen los últimos meses, y de los valores cíclicos en particular más recientemente, parece un indicio positivocara a próximos meses.

La situación de los indicadores de sentimiento no es demasiado concluyente. Cuando el mercado lleva untiempo moviéndose en rangos laterales, como es el caso, las lecturas de los indicadores no se sitúan enniveles extremos por lo que no dan señales demasiado claras. En todo caso no parecen señalar el riesgo deun techo importante en estos niveles.

Los sectores cíclicos están tratando de formar un suelo en los últimos meses. Elmovimiento desde los mínimos de agosto es prometedor aunque todavía no se hansuperado las primeras resistencias que confirmarían un rebote sostenible en próximosmeses.

Mientras, los sectores defensivos han entrado en procesos de consolidación tras las intensas subidas de meses anteriores pero sin amenazar de momento sus estructuras alcistas.

Los sectores de crecimiento, que en general han tenido el mejor comportamiento en losúltimos años, se mantienen en fase de consolidación en los últimos meses pero demomento sin amenazar sus estructuras alcistas de largo plazo.