Comentario de mercado

¿1987 o 1929? Estamos asistiendo a un “crash” bursátil sólo comparable a los que sucedieron en 1929 y 1987. Ha habido procesos bajistas que han superado ampliamente los retrocesos del 30% que han tenido los índices americanos en las últimas semanas, pero se ha tratado de mercados bajistas de larga duración como los de 2007-2009 o 2000-2003. Ayer, por ejemplo, los índices norteamericanos registraron su mayor caída en un día desde el crash de 1987 y, en general, una caída del 30% en unas semanas sólo se había producido hasta ahora en 1929 (-48%) y 1987(-40%). Ambas fechas nos ofrecen dos caminos muy diferentes para lo que cabe esperar de los mercados en los próximos meses. En 1929, tras esa caída inicial entre septiembre y noviembre, el mercado inició un proceso de recuperación que se prolongó cuatro meses recuperando un tercio de las caídas. A partir de entonces se entró en un gran mercado bajista durante tres años, con la Gran Depresión de fondo, en el que la Bolsa perdió un 80%. Tras el crash de 1987, por el contrario, el mercado entró en un proceso de estabilización durante unos meses seguido de una recuperación gradual, de forma que dos años después superaba los máximos previos al crash.

Diferentes consecuencias para la economía. Aunque ambas crisis se iniciaron como una reacción a las fuertes subidas acumuladas en los años anteriores, las consecuencias para la economía fueron muy diferentes. En 1929 enseguida se inició una recesión que se fue agravando con el paso del tiempo ante la falta de respuesta de las autoridades monetarias y fiscales hasta acabar en una quiebra bancaria generalizada. Obviamente eran otros tiempos, con una economía muy industrial, y por tanto sensible a los ciclos económicos, y una ausencia casi total de presencia del estado en la economía que hiciera de contrapeso a la contracción del sector privado. En 1987 por el contrario, la caída quedó como una simple corrección técnica a unas subidas excesivas en los años precedentes. La economía no entró en recesión y el mercado se recuperó con normalidad en los meses siguientes. La situación actual tiene en común que la caída sigue a un fuerte ciclo alcista desde 2009 y que en algún momento debía tener su corrección importante. La diferencia es que la parálisis de la economía el confinamiento de la población nos va a sumir en una profunda recesión a corto plazo, con la incertidumbre de sus consecuencias a medio plazo.

Los inversores se enfrentan a una gran incertidumbre sobre la economía. Los indicadores de la economía china correspondientes al mes de febrero muestran una caída de la actividad propia de una depresión y es lo que muy probablemente vamos a empezar a ver en Europa próximamente. Obviamente, esto no significa que vayamos hacia una Gran Depresión, ya que en principio las restricciones a la economía se mantendrán por un período relativamente corto (2-3 meses) y cabe suponer que en unos cuantos meses más la economía debería recuperar su nivel de actividad. La duda es cuánto va a durar este período y cuantas empresas van a sufrir un stress financiero tan intenso que ponga en riesgo su supervivencia antes de que llegue la normalización. Las medidas fiscales que puedan tomar los gobiernos para evitar quiebras innecesarias serán fundamentales para que los mercados no entren en el pánico absoluto anticipando un colapso completo de la economía. Países como Alemania y Francia están anunciando paquetes de ayudas del 20% del PIB que deberían ser suficientes para mantener sus economías a flote. Otros países como España lo tienen más difícil para comprometer ese volumen de recursos del estado pues los mercados podrían empezar a dudar de su capacidad financiera poniendo en riesgo su financiación. Uno de los escenarios de pesadilla que podrían plantearse sería precisamente que dos grandes países como Italia y España, que escaparon por los pelos a la crisis del euro, tengan que acabar siendo intervenidos en esta crisis si los esfuerzos del estado no dan sus frutos y perdemos la confianza de los mercados para financiar la deuda pública. Las consecuencias de una eventual intervención serían especialmente dolorosas para los que salieron casi indemnes de la anterior crisis: funcionarios y pensionistas.

ESTAMOS ANTE UNA CORRECCIÓN DE UN GRAN CICLO ALCISTA, HAY QUE TENERLE MUCHO RESPETO.

1 comentario en “Comentario de mercado

  1. Mariano B. Alierta

    Todos estos años de crecimientos del PIB cercanos al 3% tirados a la basura por los traidores ineptos que nos gobiernan, y la sociedad española ajena a lo que se estaba cociendo a fuego lento y entregada a su consigna universal «Qué hay de lo mío». Llega la hora del Gran Reconocimento, y desgraciadamante hay cosas que sólo se reconocen y aprenden con sufrimiento. Pensionistas, funcionarios, TODOS estamos abocados a un gran sufrimiento. Pero siempre nos quedará un rebote que aprovechar.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*